martes, 28 de febrero de 2012

"Beibiscuit" de la abuela Fina

Y ahora vamos con una receta de esas de las que no están escritas y que no se sabe realmente de dónde viene o a dónde va... y claaaaro, no me preguntéis de dónde viene el nombre o si está bien escrito, porque todas las veces que le he preguntado a la abuela: 
- ¿Cómo se escribe "beibiscuit"? - y han sido unas cuantas, creedme... a todas y cada una de ellas me respondía:
- "Pues beibiscuit"...  - O_O y ahora vas y lo cascas :P

Bueno, sin andarme mucho por las ramas, esta receta viene de la Argentina de los años 50... de cuando la abuela Fina y el abuelo Gabriel se fueron de España en busca de oportunidades y cruzaron el charco rumbo a Argentina. Una vecina de ellos hacía unos biscuits estupendos, que se tostaban y se utilizaban para el desayuno o la merienda de los niños.


La abuela, evidentemente tenía interés en conocer cómo se hacía y le pidió la receta a la señora... la cual, muy amablemente se la dió... y si en un principio la apuntó, escribió o guardó en algún sitio, con el paso de los años y la de veces que la ha podido hacer, se la sabe de memoria, y así me la pasó a mi... que claro, si que apunté y guardé a buen recaudo, porque esto no se puede perder :P

Aunque la idea es de hacer un rosco para después cortarlo en rebanadas y tostarlo para comerlo solo, mojado en leche, con mantequilla, miel, mermelada... o lo que le queráis echar... resulta que cuando hice la masa me di cuenta de que mi molde de bizcocho con hueco en medio, ni de coña iba a ser suficiente para toda la masa, así que hice el bizcocho sin agujero y este fue el resultado


No me podía creer que me hubiera salido tan estupendo!!!! Pero si... si sigues al pie de la letra la receta, te sale tal cual... así que yo os la dejo, y os cuento qué hice con el resultado

Ingredientes:
5 huevos, separadas las claras de las yemas
250 gr de azúcar
300 gr de harina
3 cucharaditas de levadura
1 tacita de aceite
Esencia de vainilla
Un pellizco de sal

Preparación:
Enmantecamos un molde de 23 (minimo), lo enharinamos y lo metemos en el frigorífico.
Mientras, batimos las claras a punto de nieve y vamos añadiendo azúcar poco a poco hasta que vaya teniendo consistencia. Reservamos.
Por otro lado, batimos las yemas con el aceite y le incorporamos poco a poco las claras azucaradas. Reservamos.
Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos, añadiéndola poco a poco a la mezcla anterior, con movimientos lentos y de arriba abajo, para no perder el aire de las claras.
Precalentamos el horno a 180ºC.
Ponemos el horno solo por abajo... en mi caso no tengo posibilidad así que tengo cuidado de que no se tueste mucho por encima poniéndole papel de aluminio... pero nunca antes de los 20 minutos de cocción.
Volcamos la masa en el molde, la esparcimos bien y le damos unos golpes para que se asiente.
Metemos en el horno unos 30 minutos o hasta que el bizcocho esté hecho.

Hasta ahí la receta... y lo que se me ocurrió después fue dividirlo en 3...  emborracharlo con almíbar y rellenar una capa con crema pastelera y otra con mermelada de fresa y darle el toque final cubriéndola de chocolate... mmmmm.... lo recuerdo y se me cae la lagrimilla de bueno que está. De hecho, es la tarta que utilicé para mi cumpleaños :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario!!