domingo, 1 de abril de 2012

Riñones de cerdo al vino blanco

Siento debilidad por los riñones... y como es un alimento que debe comerse con moderación y su preparación para cocinar, es un tanto delicada, siempre esperaba a que mi madre los hiciera.

Pero finalmente me he decidido a hacerlos yo, y realmente no es tan complicado... bueno, hay que tener en cuenta que los riñones vinieron de la carnicería limpitos y cortaditos, con lo cual, me quita un paso importante (que contenta estoy con mis carniceros :D).

El siguiente paso es dejarlos en remojo para que se terminen de limpiar bien y se le vaya un poco ese olor tan fuerte que tiene la casquería. A mi particularmente no me molesta mucho, pero lo de la limpieza si es importante.

Y aquí tenéis varias opciones... dejarlos en un escurridor con sal... dejarlos en remojo con agua y vinagre o dejarlos en leche... seguramente habrá más trucos, pero yo finalmente me decanté por dejarlos en leche durante el día o la noche previos a la cocción.


No me enrollo más, y os dejo la receta:

 
Ingredientes: 
1 kg de riñones limpios y cortados en rodajas
1 cebolla picada
2 ajos machacados
150 ml de vino blanco
250 ml de caldo de ave
1 cucharada de harina
Sal y aceite

Preparación:
Dejar los riñones en remojo (de la manera que elijáis) durante una noche o un día.

Pasado el tiempo, escurrirlos y lavarlos abundantemente bajo agua. Los dejamos escurrir.

En una sartén honda, cubrimos el fondo de aceite y la ponemos a fuego fuerte, añadimos los riñones y los salteamos hasta que se haya consumido el agua que sueltan.


Retiramos los riñones a una fuente y en el mismo aceite, con fuego medio, echamos la cebolla picada, un poco más de aceite y le añadimos sal al gusto. Seguidamente incorporamos los ajos machacados y dejamos que poche un poquito.



Una vez pochado, añadimos el vino blanco y dejamos reducir. 

Añadimos una cucharada de harina, y removemos un poco para que se dore y seguidamente incorporamos el caldo poco a poco para que no se nos hagan grumos.

Añadimos los riñones que teníamos reservados, bajamos el fuego y dejamos cocinar durante 15-20 minutos.

A mi particularmente, me gusta comérmelos solos, pero lo suyo es acompañarlos con un poco de arroz blanco o con patatas fritas.

Qué aproveche!!!



5 comentarios:

  1. Los riñones no son lo mío, pero mi novio que está aquí al lado dice que tienen muy buena pinta. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa pasa justo al revés :P a mi me encantan y mi marido no los puede casi ni oler :P
      Besos!!

      Eliminar
  2. Buenas, en que momento los troceas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas! Los pido troceados en la carnicería.
      En caso de no ser así, tendrías que limpiarlos y trocearlos antes de empezar todo el proceso.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Muchas gracias guapa de las mejores explicaciones que he leído .

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario!!