domingo, 8 de julio de 2012

Crema de orujo cupcakes

Hacía ya tiempo que tenía ganas de hacer estos Crema de orujo cupcakes que me cautivaron desde el momento en que vi los ingredientes.

Los encontré en la página Carrot Cake, y he de decir que me parece estupendísima y que he sacado y realizado un montón de recetas de ella.

Aunque la presentación no se le parece ni remotamente, el sabor es absolutamente delicioso... esa mezcla de chocolate con el toque de la crema de orujo, no tiene nombre :D


La receta es bastante sencilla, aunque un poco laboriosa, sobre todo porque no es como otras en las que vas echando todo a un mismo recipiente... pero bueno, no me enrollo y os la dejo:


Ingredientes:

125 gr de mantequilla
150 gr de azúcar
3 cucharadas de crema de orujo
40 gr de cacao en polvo
140 gr de harina
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 huevo a temperatura ambiente
70 ml de buttermilk (si no tenéis, la podéis hacer con 70 ml de leche y una cucharadita de zumo de limón o vinagre blanco, y dejando reposar 15 minutos)

Para el frosting de queso y crema de orujo:

125 gr de queso Philadelphia
50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
4 cucharadas de crema de orujo
300 gr de azúcar glas


Preparación:

Calentamos la mantequilla junto con la crema de orujo en un cazo, hasta derretirlos.

Retiramos del fuego y mezclamos con el cacao en polvo y el azúcar hasta que se integren bien. Reservamos.


Mezclamos el huevo con el buttermilk (o la mezcla de leche y vinagre) y batimos junto con el extracto de vainilla. Reservamos.

Tamizamos la harina y levadura en un bol, al que añadiremos la mezcla de chocolate y crema de orujo poco a poco y batimos muy bien.

Una vez batida, añadimos la mezcla del huevo y buttermilk y seguimos batiendo.

Cuando los ingredientes estén bien integrados, repartimos la masa en los moldes y horneamos a 160ºC durante 20 minutos. Yo los dejé un poquito más porque no estaban del todo hechos, pero dependerá de cada uno de los hornos utilizados, así que comprobad siempre con un palillo antes de sarcarlos, para que os queden bien.

 Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Mientras, vamos preparando el frosting. Mezclamos en un bol la mantequilla, el azúcar glas y la crema de orujo. Es mejor utilizar varillas eléctricas, porque si no, la crema no queda ni parecida... lo digo por experiencia :P.

Una vez que todo está integrado se añade el queso poco a poco hasta que esté completamente integrado... y ya podemos pasar a decorar nuestros cupcakes :D


Os recomiendo que lo hagáis con una boquilla grande, porque al llevar queso, la textura no es tan densa (o a mi no me salió muy densa) y como yo me empeñé en utilizar la boquilla que habitualmente se utiliza para el césped, el resultado no fue gran cosa.

 

En cualquier caso, están bueníiiisimos y merece la pena ponerse a experimentar y probar, porque no decepcionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario!!