sábado, 18 de agosto de 2012

Budin Inglés

Hacía tiempo que quería hacer esta receta para poder colgarla en el blog, y es que es otra de las perlas del Libro de Doña Petrona.

Esta receta se hace prácticamente solo en Navidad, y es solamente porque es la época en la que puedes encontrar, sin problemas, la fruta confitada o escarchada... el resto del año, desaparece...

Pero este año decidí que no solo la iba a hacer en Navidad, así que me aprovisioné de fruta, y ahora puedo disfrutar de tan estupenda receta sin preocuparme de buscar uno de sus ingredientes básicos.



Voy al lio...



Ingredientes:
200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
200 gr. de azúcar molido
5 huevos a temperatura ambiente
1 copita de coñac (medio vaso)
1 cucharadita de esencia de vainilla
450 gr. de harina
1 taza de frutas confitadas cortadas en trocitos
200 gr. de pasas sultanas
2 cucharadas de piñones
3 cucharaditas de levadura en polvo
Nueces o almendras para adornar



Preparación:
Para esta ocasión, también utilicé la nueva batidora... que me hace mucha ilusión :D, pero se puede hacer perfectamente sin ella.

Mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que se haga una crema suave.



Agregamos uno a uno los huevos, sin dejar de batir. A continuación añadimos el coñac y la esencia de vainilla.

Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos, y a continuación la vamos agregando poco a poco a la mezcla. Continuamos batiendo hasta que los ingredientes se incorporen bien.

Mezclamos la fruta confitada, las pasas y los piñones y le agregamos un poco de harina... esto es para que durante la cocción, no se nos queden en la base del budín.

Añadimos a la mezcla anterior y mezclamos con una espátula.


Precalentamos el horno a 180ºC.

La mezcla da para dos budin, así que preparamos los moldes engrasados y repartimos la masa. Ponemos encima nueces o almendras y pasamos a hornear.


Horneamos durante 1 hora y media a 160ºC. Es posible que pasados los 45 min se empiece a dorar demasiado la parte superior, así que os recomiendo que le coloquéis papel de aluminio por encima para que no se tueste mucho.

Pasado el tiempo, comprobamos que está bien hecho pinchando la masa y sacamos, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


El budin es bastante denso y pesado, así que os recomiendo comerlo con prudencia :P


No es excesivamente dulce la masa, pero al llevar fruta confitada, el dulzor te lo vas encontrando según el bocado.


Y lo que más me gusta el el saborcillo a coñac que deja... mmm me encanta tomarlo con té.


Espero que os animéis ... aunque no sea Navidad!!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario!!