domingo, 5 de octubre de 2014

Bizcocho de canela

Lo bueno de estar suscrita a muchos blogs de cocina y repostería es que tarde o temprano aparecen recetas que tienes que hacer si o si. Y eso ha pasado esta semana, en el Blog El Rincón de Bea, apareció una receta de un bizcocho de canela que no me he podido resistir a probar.

He modificado algunas cosas a mi conveniencia, y el resultado ha sido delicioso.


Ingredientes:

280 gr de harina + 1 cucharadita
1 1/4 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
3 cucharadas de canela en polvo
1 cucharadita de sal
125 gr de mantequilla
200 gr de azúcar
40 gr de azúcar moreno
3 huevos
2 cucharaditas de vainilla azucarada
300 ml de yogur griego natural
25 gr. de nueces en trocitos



Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC.

Tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato, 1/2 cucharadita de sal, 2 cucharadas de canela y reservar.


Por otra parte, mezclamos la cucharadita de harina, 1 cucharada de canela, el azúcar moreno, 1/2 cucharadita de sal y las 25 nueces y reservamos.


Batimos la mantequilla, que previamente hemos dejado a temperatura ambiente, junto con la harina, hasta que la mezcla se vuelva cremosa y blanquecina.

Batimos los huevos de uno en uno y lo vamos incorporando a la mezcla anterior, con la precaución de que se haya incorporado totalmente el huevo, antes de añadir el siguiente.

Añadimos la vainilla azucarada y mezclamos.

Añadir 2/3 de la mezcla de harina y la mitad del yogur griego, mezclamos bien, y terminamos de añadir la harina y el yogur que nos queda y batir hasta que se terminen de integrar todos los ingredientes.


Engrasamos el molde y le añadimos 2/3 de la mezcla. Echamos en el centro la mezcla de canela que teníamos reservada y cubrimos con el resto de la mezcla. Con una cuchara, hacemos una espiral en la masa para repartir el relleno y que de la sensación de un bizcocho marmolado.


Metemos en el horno durante 45 minutos o hasta que al pincharlo salga limpio.


Lo sacamos del horno y dejamos reposar antes de desmoldar unos 30 minutos. Después, se deja enfriar sobre una rejilla.


La textura es muy suave y el sabor es intenso a canela, con un punto de salado, ya que en mi caso tenía mantequilla con sal y fue la que utilicé.

Ideal para desayunar con un Té negro Café Vienés!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario!!