domingo, 21 de diciembre de 2014

Carne a la holandesa

Una receta fácil para acabar el domingo.

A pesar del nombre que tiene, esta receta no se realiza con la salsa holandesa tradicional, es más, no tiene nada que ver con sus ingredientes. Y es que al ser una receta traspasada verbalmente, no sabría deciros por qué la bautizaron así. De manera que simplemente os la dejo, y espero que la disfrutéis.


Ingredientes:
2 solomillos de cerdo
1/2 litro de leche entera
2 cucharadas de mantequilla
Sal, pimienta, canela y avecrem


Preparación:
Sazonamos los solomillos con sal, pimienta y canela.


Derretimos la mantequilla en una cacerola y sellamos los solomillos.


Una vez sellados, añadimos la leche, que tiene que cubrir un poco más de la mitad de la carne, y le añadimos la pastilla de avecrem.

 

Mezclamos bien y dejamos cocinar a fuego lento durante aproximadamente 2 horas.
 

La leche se va cuajando poco a poco, y aunque a la vista quede grumosa, no os preocupéis, que es así como se tiene que quedar.

Hay que ir dándole la vuelta a los solomillos de vez en cuando para que no se peguen.

Acabaremos la cocción cuando veamos que se va consumiendo la leche y va tomando un tono un poco más tostado.


La carne queda muy suave y sabrosa, y combina perfectamente con un arroz o patatas cocidas.














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario!!